Cocina natural

Reemplazar la comida chatarra por comida sana siempre resulta un mejoramiento de nuestra calidad de vida. Muchas personas se resisten a ello debido a que el cambio (creen) requerirá una inversión demasiado grande para la cocina. Es decir, como piensan que cocinar bien les llevará demasiado tiempo no prueban el cambio. No obstante, esto no tiene que ser cierto. Claro que determinado tipo de cocina requiere mucho más tiempo de preparación y de cocción que una simple hamburguesa pero no toda la comida natural requiere de tanto tiempo de dedicación. Por ejemplo, tomar un té de manzanilla después de las comidas es bueno para evitar el stress y mejora muchísimo la digestión evitando los dolores, la pesadez y la acidez estomacal. Para preparar este té sólo se requieren 5 minutos.

Hay diferentes niveles de alimentación natural: desde el que no puede comer ningún tipo de producto refinado hasta quien se toma el tecito de manzanilla después de las comidas. Muy bien, nosotros aquí le ofrecemos una serie de alimentos individuales que son muy beneficios para su salud y que fácilmente usted podrá incorporar a su dieta cotidiana. Más adelante en esta sección le ofreceremos recetas que significarán un segundo paso en este sentido: luego de empezar a experimentar los beneficios de comer más naturalmente dentro de una dieta estándar tendrá la chance de probar un cambio más profundo.

En primer lugar tenemos los tés. Comenzamos con estas infusiones porque son verdaderamente fáciles de preparar y de encontrar el momento para beberlas y son un muy buen primer paso. Las personas que toman un té de manzanilla por primera vez después de una comida no pueden creer lo bien que les hace: escuchar palabras como “esto es mágico”, “no puedo creer que este tecito de morondanga me haga tan bien”, etc. es de lo más común. Lo increíble es que este té en particular es extraordinariamente fácil de conseguir en cualquier comercio y que la gente simplemente no lo toma de la góndola. Por esto, empezamos con los tés. Claro que no hablaremos del típico té negro (té común para nosotros los occidentales) ya que es harto conocido y, en verdad, es el menos sano de todos por su altísimo contenido de cafeína.

Nota: todos estos tés se preparan de manera similar aunque con variaciones que es bueno consultar al comprarlos y SIEMPRE se beben sin azúcar ni edulcorante.

Té de manzanilla: excelente digestivo, muy bueno combatiendo la acidez estomacal, ayuda a conciliar el sueño y es un relajante suave.

Té de Boldo: especialmente bueno para la digestión luego de las comidas y para mejor el funcionamiento hepático.

Té de Tilo: clásico relajante suave.

Té de Valeriana: extraordinario relajante, no produce somnolencia y es verdaderamente efectivo. No obstante, muchas personas sienten rechazo por su aroma fuerte y su sabor amargo.

Té Verde: antioxidante natural.

Té de Lavanda: relajante muscular, muy bueno para las contracturas.

Té de San Juan o Hipérico: antidepresivo. En algunos países se lo administra en reemplazo de titánico Prozac. Conviene consultar al médico antes de tomar este Té con regularidad. No es apto para embarazadas.

Pasemos ahora a una breve lista de alimentos saludables que usted podrá incluir en su dieta sin necesidad de hacer variaciones significativas. No obstante, si usted quiere ser más riguroso, no se podrán considerar estos alimentos como beneficiosos para TODAS las personas por igual. El Ayurveda, la medicina tradicional de India que se basa en mantener la salud en base a los alimentos que se consumen, hace distinción entre los alimentos benéficos para los diferentes grupos sanguíneos.

Frutas y verduras: la mayoría de las frutas y verduras tienen vitaminas, proteínas y minerales muy buenos para el organismo. No obstante, en algunas ramas del naturismo como el Ayurveda ya citado la fruta no tiene un rol protagónico e inclusive se tiene a pedir moderación en su consumo debido al alto contenido de fructuosa (un tipo de azúcar) y a que retardan la digestión. También es sabido que la banana es muy mala para los diabéticos. Sin embargo, en términos generales, la ingestión de una fruta y verdura una o dos veces por día suele considerarse beneficiosa para la salud.

Cereales: los encontramos fácilmente, sin ir más lejos, en el pan. Claro que el tratamiento que reciban los cereales será un factor decisivo para considerarlos buenos o malos. El pan tradicional no es de lo mejor pero puede reemplazarse por el exquisito pan de centeno. Las harinas de trigo pueden reemplazarse por harinas de maíz, de centeno o de arroz. Los Cereales de Desayuno son productos industriales y refinados que no resultan de lo mejor y pueden reemplazarse por estos mismos cereales sin azúcar o por granola.

Lácteos: la leche es el primer alimento de los mamíferos y solemos consumirla durante toda la vida. No obstante, lo mejor para quienes gustan de la leche es reemplazar la leche entera por la descremada y la descremada por las leches sin contenido graso. Los quesos suelen ser beneficiosos pero los que son muy salados o duros (como el queso de rallar) no son adecuados para los estómagos frágiles y suelen ser demasiado salados. Para reemplazar la leche se puede beber jugo de soja no transgénica. La discusión sobre los efectos de la soja sigue abierta: están quienes sostienen que son el alimento más completo que existe y quienes sostienen que los elevados niveles de estrógeno pueden ser perjudiciales e inclusive quienes afirman que el consumo de soja resulta negativo para el mismo pensamiento crítico, algo así como si fuera el alimento que produce esclavos.

Carnes: fuete de proteínas y hierro como ningún otro alimento, las carnes es preferible consumirlas moderadamente y siempre tratar de elegir carnes blancas como pollo, pavo o pescado y las carnes rojas cocinarlas hasta que estén perfectamente cocidas.

Legumbres: los vegetarianos las utilizan como reemplazo de la carne por su elevado nivel de proteínas. No obstante, algunas legumbres como las lentejas son difíciles de digerir produciendo molestias estomacales (aunque esta misma característica las hace grandes limpiadoras de los intestinos).

Ahora le ofreceremos una serie de recetas de comida natural para quienes quieran ir más profundo en este cambio en su alimentación. Las recetas de comida que le presentamos son, de cualquier manera, recetas de comida sencillas, no le presentaremos recetas muy elaboradas debido a que este sitio es más introductorio que específico de la alimentación.

Pasemos a Las recetas:

Receta 1 – Arroz al caldo:

- Una taza de arroz

- Tres tazas de caldo (si puede ser casero mucho mejor)

- Una cebolla

- Uno o dos dientes de ajo

- Huevo y zanahorias a elección

La preparación es muy rápida y sencilla. Simplemente se salta la cebolla picada en aceite de oliva, luego se echa el arroz (seco) y se lo salta un minuto. A continuación echamos el caldo y dejamos despapada la hoja cocinándose a fuego moderado hasta que el líquido se evapore. Si gusta del ajo, se lo agrega junto con la cebolla cuidando que no se queme. Si le quiere agregar zanahorias puede agregarlas cocidas junto con el caldo o crudas junto con la cebolla. El huevo se cocina aparte (huevos revueltos) y se agrega sobre el plato servido.

Receta 2 – Fideos de Arroz

-Fideos de arroz

-Cebolla

-Huevo

-Aceite de oliva

-Zanahoria

-Zapallito

-Brotes de soya

-Salsa de soya

Se salta la cebolla picada en un Wok con aceite de oliva. Luego se agregan la zanahoria y el zapallito a medio cocer y se les agrega un poco de salsa de soya. Luego se cocinan unos segundos los fideos en una cacerola con agua hirviendo, se los cuelga y se los echa en el wok. Se le agrega un poco de salsa de soya. Finalmente se echan los brotes de soya y el huevo revuelto. (A la mesa se lleva la salsa de soya para quien guste más, NO el queso rallado).


©2017 www.lo-natural.com - Todos los derechos reservados.

Productos naturales | Cocina natural | Medicina Natural | Aromaterapia | Yoga | Reflexología | Meditación | Reiki | Feng Shui