La importancia de protegernos del sol

¿Cuándo no estamos expuestos en absoluto al sol? ¿Acaso cuando estamos en casa no salimos a espacios abiertos de la misma casa, no abrimos nuestras ventanas, no caminamos por la calle para nuestras actividades diarias, no manejamos el auto por la calle al aire libre? Vivimos sobre la superficie terrestre, y hasta allí nos alcanza la radiación ultravioleta A (UVA) y B (UVB), pero especialmente la primera.

La radiación UV emitida por el sol en la tierra está compuesta por: UVA: 95-98% y UVB 2-5%, mientras que los rayos UVC son completamente absorbidos en la estratósfera. Estos porcentajes varían de acuerdo al horario, estación, latitud, grosor de la capa de ozono, polución y nubes. La capa de ozono cambia y se degrada constantemente debido a los átomos de cloruro y bromuro de uso industrial y doméstico, y la concentración de ozono también varía con la temperatura, la altitud y latitud. Su adelgazamiento produce un aumento peligroso de los RUV en la tierra, lo que a su vez está directamente asociado con la supresión de la inmunidad celular ocasionada por la radiación UV. La radiación UVA puede, además, atravesar cristales, por lo que la exposición puede ser indirecta en esos casos.


¿Cuáles son los daños producidos por la radiación UV?

La radiación UV produce daños acumulativos en las células que con el tiempo tienden a ser irreversibles y van desde el fotoenvejecimiento hasta el cáncer cutáneo. La única manera de actuar conscientemente frente a este daño es con la prevención primaria, es decir, la fotoprotección. Este concepto, a la luz de los conocimientos actuales, no puede quedar relegado sólo a la época vacacional, eso sería un acto de ignorancia. La protección frente al daño ultravioleta debe ser permanente, los 365 días del año.


¿Cómo podemos protegernos del sol?

Hoy en día la industria farmacéutica ofrece una gran cantidad de productos de excelente calidad y alatamente eficaces para tal fin, incluso en presentaciones de excelente cosmética, adicionados con efectivos antioxidantes que además protegen del daño UVA mediado por la formación de radicales libres y diseñados para los diferentes tipos de piel para que la protección sea eficaz y segura. Como dirían nuestras abuelas, en este caso, no solo lo que "abunda no daña", sino que "protege".


©2017 www.lo-natural.com - Todos los derechos reservados.

Productos naturales | Cocina natural | Medicina Natural | Aromaterapia | Yoga | Reflexología | Meditación | Reiki | Feng Shui